Una moda peligrosa, ojos de reptil, snake eyes.

Esta moda, que apareció por primera vez en Estados Unidos, y que se ha extendido a otras latitudes,  sobre todo en Singapur donde está creando alarma entre la población médica, consiste en aplicar unas inyecciones de tinta  entre la esclerótica y la conjuntiva, de tal modo  que el pigmento queda entre ambas capas y se extiende por todo el ojo.
Los expertos  advierten sobre las consecuencias de este tratamiento que es  irreversible ya que la esclerótica puede ser un foco de infección, especialmente tras varias inyecciones. Y estas infecciones pueden provocar la ceguera.


Muchacha asiática con los ojos tatuados, una práctica irreversible.
El tatuaje o tinte de ojos no es un invento reciente. El médico y filósofo Galeno de Pérgamo ya practicaba en el año 150 antes de Cristo la coloración de córnea para intentar la curación del glaucoma, y en el siglo XIX el cirujano Louis von Weker aplicaba también tinta china para tratar el leucoma. Hasta el siglo XX, sin embargo, no se empezó a utilizar desde una vertiente estética, y en los últimos años se ha popularizado entre presos como señal de pertenencia a una banda criminal.
Foto y parte de documento tomado de la red.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...